reflexion sobre odio miedo y presentimientos

Reflexion sobre odio miedo y presentimientos

Reflexiones por

Reflexion sobre odio miedo y presentimientos

reflexion sobre odio miedo y presentimientos
Reflexion sobre odio miedo y presentimientos

Introducción

Dice el budismo, pido perdón si no es así y se trata de una mala interpretación de parte mía, que somos víctimas de nuestras propias ideas. Afirman que nuestro comportamiento es como el de una persona que se escupe a si misma. “De los niños es el reino de los cielos”, afirma la biblia. Los niños son perfectos. Se enojan con lo que les genera el disgusto en el preciso momento en el que sucede el problema. Una vez pasado el mal momento siguen con lo que debían de seguir haciendo o con alguna otra tarea. Los niños lloran y patalean por algo que desean, pero pasada la oportunidad de obtenerlo continúan con sus vidas sin haberse problema durante todo el día. El único defecto de los niños es crecer y tomar las actitudes de los mayores.

El odio

¿ Qué es el odio ? Todos sabemos lo que es el oído. Creo que no es necesario explicarlo. Lo que quiero explicar es una teoría que anda dando vueltas en mi cabeza. Somos adictos a nuestros pensamientos. En esta ocasión estoy citando al oído. También sería válido citar a la tristeza, a la alegría, al deseo, etc. Nuestro cerebro no puede dejar de pensar para sacar conclusiones. De todas maneras, aunque no podemos escapar de los pensamientos, seguramente podemos elegir que pensar. Suena fácil y no lo es. Nuestra ideas nos envuelven como bruna espesa y húmeda.
El error no es enojarse con alguien, cualquiera fuese la razón. El error esta en seguirle dando vueltas todo el día. El odio se va cocinando a fuego lento. El odio nos maltrata. El odio es como tomar veneno y esperar a que nuestro enemigo caiga muerto. El odio nos lastima, nos enfurece, saca lo peor de nosotros. Lo gracioso es que es nuestra creación. Nos escupimos a nosotros mismos. Simplemente por que no sabemos seguir con nuestras vidas sin dejar atrás ciertos momentos lamentables. Debemos aprender a resolver nuestros problemas en el momento en el que se suceden.

El miedo

El miedo, una prisión en blanco y negro. Las personas que son adictas a la idea de que algo malo puede pasar a la vuelta de la esquina, se olvidan de que existen las mismas posibilidades de que algo bueno suceda. Para el adicto al miedo algo malo puede suceder en cualquier momento. Sobre todo, si nos arriesgamos. La vida se torna en blanco y negro. Por miedo de que algo malo suceda, nos robamos la posibilidad de que algo bueno llegue a nuestras vidas. La verdad es que somos increíbles. Somos nuestro propio problema.

El presentimiento

Quiero explicar no estoy tratando de ir en contra de los presentimientos. Muchas veces nos surge un presentimiento de peligro. Nos da miedo y no hacemos lo que debemos hacer. Soy partidario de que estos presentimientos provienen de un inconsciente que trata de prevenir algo que aún no logramos ver. Puede que se equivoque, pero trato de seguir a mis presentimientos. Y es muy distinto hacer caso a un presentimiento que a una tonelada de ellos.
Haya aquí llega este artículo. Les dejo suerte. No se olviden de comentar.

¿ Quien Soy ?

Sígueme en Facebook

Sígueme en Google plus

Sígueme en Twitter

Gracias

Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*